Restaurante La Tasquita de Enfrente de Juanjo: “La sencilla desnudez” de la cocina

En la Tasquita sabemos a lo que vamos, platos sencillos que buscan resaltar el producto para gastrocolegas exigentes en la boca y en el bolsillo. Cocina de temporada, recetas clásicas con toques modernos ajustando la técnica de cocción para mimar el producto. Manejo excepcional de los fondos y guisos.

«La sencilla desnudez» de Juanjo López 

Me he permitido la libertad de titular esta entrada con el nombre del libro del chef de la La Tasquita de Enfrente Juanjo López: “La sencilla desnudez” ya que, define a la perfección la cocina de este restaurante. Todo en la Tasquita gira en torno al producto, protagonista único de la cocina de Juanjo. Un producto siempre excepcional presentado de manera sencilla.

Es la segunda vez que visitamos La Tasquita de Enfrente de Juanjo López. Mejor dicho, es la segunda vez que publicamos una reseña porque tratamos de visitar a Juanjo con regularidad smile.

La primera vez fue hace un año de la mano de nuestro gastrocolega David Martínez (@deibid79), podéis revisar la visita completa aquí:

En esta ocasión se trataba de una visita no planificada, para confirmar lo que ya sabíamos… el excelente estado de forma de su cocina. Cualquier excusa es buena para ir a la Tasquita.

Como siempre que vamos a la Tasquita de Enfrente, nos dejamos llevar por las recomendaciones de Juanjo. Podríamos decir que tenemos confianza ciega porque nunca defrauda.

Abrimos boca con un crujiente y sabroso pan de tipo torta de aceite.

Ensaladilla La Tasquita: Un clásico

Continuamos con un clásico de la Tasquita: Ensaladilla Tasquita coronada con migas de huevo y con un ingrediente que marca la diferencia; huevas de trucha. Ligeras bolitas que explotan en la boca dejando un sabor intenso a mar.

 

Lo siguiente que llega a la mesa es un plato que juega con la combinación de los ingredientes cuyo resultado es sorprendente: Cardo rojo guisado con leche de almendras y alcachofa frita. ¿Qué os parece?

Tierra y Mar

Pasamos a los principales con dos platos antagónicos:

Lenguado a la Mernier, en palabras de Juanjo: “Brutal” y carrillera de cerdo ibérico estofada. Nada que declarar su señoría.

Por último, uno de los mejores postres que he probado: Falsa torrija. Esta versión de las torrijas utiliza pan de brioche en lugar de pan y cocinada al horno en lugar de fritas con aceite.

Acompañamos la comida con dos vinos blancos: Ossian, envolvente vino con fuerza, una joya procedente de las más antiguas cepas de verdejo del país y el portugués Quinta de Pancas, vino fresco poco conocido en España. Todo un acierto.

No podemos terminar el artículo sin agradecer a Juanjo su cercanía y personalidad. Buen tipo lo mires por donde lo mires.

«La honestidad no es una virtud, es una necesidad”

Andrés Calamaro

%

COCINA

%

BODEGA

%

SERVICIO

%

LOCAL