Con la vista puesta ya en lo que todos esperamos que sea el final de esta pandemia mundial, el 12 de marzo de este año 2021, abrió Taberna Gabriela en el centro de Majadahonda con una máxima, la calidad del producto.

La Taberna

Taberna Gabriela es un sitio informal pero muy bien decorado. La sala es bastante grande, dividida en tres zonas. Nada más entrar te encuentras en la izquierda con una magnífica barra y mesas altas, donde puedes picar algo o estar de cañeo o de vinos con los amigos. Separado por un biombo a la derecha tienes una zona para comer en mesas bajas y en la parte del fondo, hay un espacio más íntimo donde puedes comer más tranquilo.

Además, el local tiene una insonorización que le permite hacer eventos privados.

La mejor Terraza de Majadahonda

Si eres de los que prefiere estar fuera, puedes optar por la terraza acristalada y techada que es una maravilla, con una capacidad de hasta sesenta personas. Una terraza de la que se podrá disfrutar cualquier día del año, con vistas a la plaza y sus árboles.

El público al que están enfocados son familias y amigos de la zona norte y noroeste de Madrid, aunque antiguos clientes de un anterior local que tenían en Pozuelo no quieren dejar de disfrutar de tan buen producto y vienen a ver a Víctor (propietario) y seguir disfrutando de sus productos.

La Carta de Taberna Gabriela

En la carta predominan las esencias castizas con aires del sur, pero sin perder el norte. Su clientela viene de picoteo, donde puede pedir tanto raciones como medias raciones con un tique medio de unos 20€, o a comer sus estupendos platos de carta, en cuyo caso el tique sube a los 35€.

En la carta encontrarás platos clásicos y tradicionales, con producto de temporada. Platos basados en la sencillez, donde la materia prima es lo más importante.

Para comenzar, como no puede ser de otra manera en una taberna, puedes pedir algunos platos para compartir al centro de la mesa antes de los principales. Donde encontrarás desde los clásicos como la ensaladilla de camarones o las tortillas de camarones, nada aceitosas, crujientes y con un sabor riquísimo, hasta torreznos, patatas bravas, morcilla de burgos, boquerones en vinagre o una buena ración de oreja a la plancha con mojo picón.

También para compartir, te recomiendo pedir la tempura de verduras, con un rebozado muy ligero, nada pesado. Y sí, tienen gambas rojas, fresquísimas y con un sabor inmejorable.

El plato por excelencia es el atún al estilo Gabriela. Una auténtica delicia. Perfectamente presentado y tan suave que se deshace en la boca.

Un plato que debes probar, sin lugar a dudas, son los callos ¡espectaculares!. Siguen una receta de la abuela de Víctor y el resultado es impresionante. Por supuesto, con su choricito y  morcilla que le dan ese sabor tan rico que hace que no puedas parar de mojar el pan en la salsa. El steak tartar, preparado en mesa con muchísimo esmero por los camareros. Tiene un toque picante perfecto, equilibrado, lo justo para resaltar todos los sabores del plato. La carne de vaca madurada o los chipirones a dos texturas (plancha y crujiente) son también platos muy recomendables, quizás necesites varias visitas para poder probar todos.

No podemos olvidar platos tradicionales de carne como pueden ser el rabo de vaca madurada, el solomillo, el entrecot fileteado, o el lomo de vaca madurada o pescados del día, o su fantástico bacalao al pilpil o al ajoarriero.

Para terminar, tienen postres caseros, entre los que destacaría la tarta de alcachofa, con un color característico y un sabor que no te esperas, dulce como corresponde a un postre pero… con ese toque especial. Por supuesto, tienen los postres de moda como son la tarta de queso o la tarta de zanahoria.

Si no tienes prisa (ni tampoco conducir) nada mejor que una buena sobremesa disfrutando de la compañía y una copa bien servida.

Sin duda alguna, será un sitio referente para la zona noroeste de Madrid pero además atraerá a clientes de cualquier parte, pues está a 25 minutos del centro de Madrid y merece la pena sin duda ir a comer allí.
Está en plena Plaza de la Constitución, en el centro de Majadahonda, junto a la iglesia. Al ser una plaza peatonal, los niños pueden estar jugando sin peligro alguno mientras los padres disfrutan de unos buenos vinos tintos o blancos o unas cervezas con sus raciones, lo que lo hace ideal para familias.

Un lugar muy agradable por la vegetación de la plaza y la ausencia del ruido del tráfico.

Además, para mayor facilidad, obsequian a sus clientes con dos horas de parking gratis justo en plena plaza, por lo que no tendrás ni que buscar sitio para aparcar.

Esperamos que disfrutes tanto como nosotros cuando visites esta taberna.

¡Nosotros volveremos seguro!

%

COCINA

%

BODEGA

%

SERVICIO

%

LOCAL